Cada año, la Posada Real El Rincón de Babia asiste a un acontecimiento único.

Los orígenes de la trashumancia ibérica podría rastrearse hasta hace más de 15.000 años, en los finales del Paleolítico. Hasta entonces, el suroeste ibérico, Extremadura, Andalucía Occidental y el Algarve portugués permaneció como la única porción europea a salvo de los hielos que recubrían el resto del continente.

Ante la irrupción de unos estiajes cada vez más prolongados, la fauna comenzó a efectuar desplazamientos estacionales que los fueron alejando cada año un poco más al norte.

Este viaje faunístico arrastraba asimismo a los clanes cazadores de Homo Sapiens, cuando estos se tornaron ganaderos, aquellas atávicas rutas migratorias cinegéticas pasaron a utilizarse, del mismo modo, para sus animales domesticados. (información extraída de la web dlana).

Este año hemos aprovechado que además hace un magnífico tiempo para tomar algunas secuencias desde los propios muros del establecimiento para compartirlo con todos vosotros. Una inmensa marea de ovejas que, con sus miles de cencerros, nos hipnotizan a su paso, como un río que discurre justo a contra-corriente del Sil, cuyo cauce van siguiendo mientras se aproximan a La Cueta, donde pasarán un tiempo antes de continuar su camino.

Esperamos que disfrutéis de estas imágenes tanto como nosotros.

Nos vemos pronto!

Rosa y Ángel.